Nutrición para el hombre

34

 

En la actualidad encontramos cada vez más similitudes entre el estilo de vida de hombres y mujeres; por ejemplo, ambos sexos son responsables y activos económicamente, tienen puestos de trabajo demandantes y de tiempo completo, viven con altos niveles de estrés y tienen responsabilidades del hogar y la familia.   Sin embargo, cuando hablamos de salud y nutrición, es de suma importancia analizar y proporcionar recomendaciones de alimentación y actividad física de manera individual; ya que existen diferencias entre hombres y mujeres.

 

 

Una de las diferencias más importantes son las hormonales. En las mujeres, las hormonas predominantes son los estrógenos, y en el caso de los hombres es la testosterona. Esta diferencia en la hormona predominante de cada género, es la responsable de la mayoría de los cambios físicos entre hombres y mujeres; sobre todo en la composición corporal.

 

En el caso de los hombres, la testosterona los ayuda a tener un cuerpo con más masa muscular y menos grasa; por eso, recomendamos a nuestras lectoras nunca competir con hombres sobre quien baja más rápido esos kilitos extras de grasa. Los hombres en general, son más fuertes, tienen más vello corporal, mayor estatura y voz más grave.

 

Si analizamos estas diferencias desde un punto de vista nutricional, el hecho de que los hombres tengan más masa muscular, aumenta su gasto energético diario y necesitarán consumir mayor cantidad de calorías y nutrientes para lograr satisfacer sus necesidades.

 

Hablando de salud, un punto muy importante a considerar es el riesgo a enfermedades.  De acuerdo con cifras publicadas en el INEGI1, las principales causas de muerte en los hombres son las enfermedades cardiovasculares, diabetes y enfermedades hepáticas; las tres generadas en la mayoría de los casos por un estilo de vida poco saludable y una alimentación desbalanceada en la que se incluyen gran cantidad de alimentos poco saludables con alto contenido de azúcares y grasas saturadas o con presencia de grasas trans, y consumo de alcohol.

 

Este mes, en el que celebramos a los papás de cada familia, queremos compartir algunas recomendaciones sobre cómo cuidar al hombre de la casa.  Estas recomendaciones están enfocadas en mejorar los hábitos de vida y evitar complicaciones de salud:

 

  1. Realizar mayor actividad física, o mejor aún, programar un horario para hacer el ejercicio que más les guste; puede ser desde cascaritas de futbol con sus amigos o familia, hasta entrenar en el parque o gimnasio más cercano.
  2. Consumir por lo menos 3 tazas de verduras al día. Aunque sabemos que pueden no gustarles las verduras, pueden integrarlas como parte de un rico guisado, en jugos o como complemento de su comida.  Lo importante es consumirlas para aumentar el consumo de antioxidantes y reducir el daño causado por el estrés. También promueven una buena digestión por su alto contenido de fibra.
  3. Reducir los niveles de estrés. Aunque muchas veces la comida (especialmente alimentos altos en azúcar y grasa) suele ser la manera más sencilla de compensar los niveles de ansiedad, es importante que cada quien encuentre una manera de relajación para equilibrar el estrés sin la necesidad de que sea por medio de la comida. Algunos ejemplos pueden ser respirar profundamente en momentos de estrés, leer, escuchar música, hacer ejercicio, planear un masaje, etc.
  4. Disminuir el consumo de “grasas malas” y aumentar el consumo de “grasas buenas”. Las grasas malas, también conocidas como grasas saturadas o trans, provocan altos riesgos de salud; mientras que las grasas buenas, conocidas como grasas insaturadas, proporcionan energía a nuestro cuerpo, consumiéndolas en proporciones adecuadas, brindan muchos beneficios al cuerpo.   Y… ¿Cómo logramos el balance de grasas? Aumentando el consumo de pescados, aguacate, aceite de oliva y semillas naturales como nueces, almendras, pistaches; y evitando los alimentos poco saludables, fritos, capeados y empanizados.
  5. Evitar fumar y consumir bebidas alcohólicas; de esta forma mantendrán en mejor estado su hígado, pulmones y sangre.

Aunque muchos de estos cambios pueden parecer complicados, recuerda que siempre hay opciones de alimentación y actividades que son divertidas, sanas y fáciles de llevar acabo, lo importante es ¡Realizar poco a poco los cambios hasta que se vuelvan parte de su estilo de vida diario!

1 http://cuentame.inegi.org.mx/poblacion/defunciones.aspx?tema=P

 

_____________________________________________

Por Estefanía Basaldúa

Licenciada en Nutrición por la Universidad Iberoamericana, con especialidad en Nutrición Deportiva por el Comité Olímpico Internacional. Cuenta con certificación ISAK nivel 3 para entrenar y certificar en antropometría a estudiantes o profesionales del deporte y nutrición. Fungió como Nutrióloga de la Federación Mexicana de Fútbol por más de 3 años y del Club América por 2 años. Brinda consultoría a Marcas de Nutrición, imparte conferencias y talleres; y asesora a deportistas de alto rendimiento y personas que buscan cambiar su estilo de vida a alcanzar sus logros en el deporte.