Flúor

78

El flúor (1) en el cuerpo se localiza en huesos y dientes debido a su alta afinidad con el calcio y fósforo. Aún cuando el contenido de flúor en el cuerpo se mide en trazas estas resultan en depósitos cristalinos que dan como resultado huesos fuertes y hace dientes más resistentes a las caries.

A diferencia de otros minerales (2) traza, que son componentes de metalo – enzimas o actúan como cofactores en reacciones enzimáticas, el flúor no es considerado un nutrimento indispensable sino un elemento “benéfico para la salud dental de los seres humanos”. Los estudios muestran que el flúor  ejerce cierta protección a la superficie del diente al reducir la pérdida de minerales del esmalte por el proceso de desmineralización-mineralización que ordinariamente tiene lugar en él. También se ha visto que el flúor de la saliva o en la superficie de los dientes, por el uso de pasta dental fluorada, interfiere
en la degradación de los azúcares que ocasionan las bacterias cariogénicas.

El flúor (3) contribuye a mantener la mineralización de los dientes.

Las principales fuentes de flúor (1,3) son:

  • Agua potable
  • Té a base de Camellia sinensis
  • Mariscos
  • Aves
  • Carne de res
  • Hígado
  • Sopas que contienen huesos de pescado o de res.

2.2 mg* (5)

*Ponderada para la distribución mexicana de acuerdo con el Censo General de Población y vivienda, 2000.

En el ser humano el único efecto claro por deficiencia es el incremento en la presencia de caries en todas las edades.

Referencias bibliográficas:
1. Sight and life publication. Vitamins and minerals: A brief guide. Suiza: Print kompensiert.
2. Hathcock, J Ph.D. (2014). Vitamin and Mineral Safety. Washington, D.C.: CRN.
3. Vega, L. Iñarritu, M. (2010). Fundamentos de Nutrición y dietética. México: Pearson.
4. Reglamento (UE) N° 432|2012 de la Comisión de 16 de mayo de 2012 por el que se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentos distintas de las relativas a la reducción del riesgo de enfermedad y al desarrollo y la salud de los niños.
5. Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios.
6. Bourges, H. Casanueva, E. et al. (2008). Recomendaciones de Ingestión de Nutrimentos para la Población Mexicana. México: Editorial Panamericana.